Menú Cerrar

Los Grupos Municipales de Fuenteguinaldo firman una moción conjunta para que en la PAC no se penalice a las fincas con aprovechamiento ganadero

MOCIÓN CONJUNTA QUE PRESENTA LOS GRUPOS MUNICIPALES SOBRE URGIR A LAS INSTANCIAS E INSTITUCIONES CON COMPETENCIAS EN ESTE TERRENO PARA QUE EN LA PAC 2015 DE CASTILLA Y LEÓN, SE RECONSIDEREN AQUELLOS CRITERIOS (CAMBIO DE USO O COEFICIENTE DE ADMISIBILIDAD DE PASTOS-CAP) QUE PENALIZAN A LAS FINCAS CON APROVECHAMIENTO GANADERO Y  PASEN A SER RECONOCIDAS COMO ADMISIBLES CON UN CAP ADECUADO A LA REALIDAD.

 

  1. BENJAMÍN NIETO PLAZA, portavoz del Grupo Municipal Socialista, Dª PILAR DUQUE CORCHETE, portavoz del Grupo Municipal Popular, y D. JOSE MANUEL PALOS CARREÑO, portavoz suplente del Grupo Municipal Ciudadanos, de acuerdo con lo previsto en el Reglamento de Organización, Funcionamiento y Régimen Jurídico de las Entidades Locales, desean someter a la consideración del Pleno la siguiente Moción:

 

Buena parte de las masas forestales de Salamanca y de toda Castilla y León están vinculadas a la actividad ganadera. Entre ellas destacan, y en especial en nuestra provincia, las poblaciones autóctonas de robles, encinas y fresnos. Su cometido no es sólo de tipo ecológico, sino que proporcionan frutos y hojas para el ganado, cobijan la hierba que lo alimenta y le sirven de refugio frente a las inclemencias meteorológicas, en todas las estaciones.

Las citadas masas arbóreas han sido, a lo largo del tiempo, intervenidas por el ser humano, hasta el punto de que la supervivencia de las dehesas, robledales, fresnedas, rebollares, depende del uso humano y ganadero. Han sido precisamente estas prácticas (la alimentación ganadera y con ella la poda, el desmoche, el olivado, la corta o la entresaca) los que proporcionan su carácter a nuestras masas forestales.

La nueva PAC para el ejercicio 2015-2020, tiene, en principio, una filosofía menos mercantilista que las anteriores y está más orientada al respeto del medio ambiente. Pretende básicamente tres fines: alcanzar una producción de alimentos más viable, la gestión sostenible de los recursos naturales y climáticos, en fin, un desarrollo equilibrado del territorio.

En marzo pasado se abrió el plazo para la presentación de Solicitud Única 2015, que presenta novedades fundamentales respecto a las anteriores, entre otras, el Cambio de Uso o la aplicación del Coeficiente de Admisibilidad de Pastos (CAP).

Pues bien, en numerosas ocasiones, estas medidas, y concretamente este Coeficiente, impiden o merman considerablemente el reconocimiento del aprovechamiento ganadero de gran parte de las superficies de pastos tradicionales con presencia de arbolado. Esto ocurre de manera especial en el caso de las dehesas de encina, robledales y fresnedas, a pesar de que en estos hábitats pasta y se alimenta el ganado salmantino, como ya hemos señalado. En efecto, los animales aprovechan las masas arbóreas y también la hierba que se sitúa bajo las copas de los árboles.

Como sabemos todos los salmantinos, a lo largo del año, regular o estacionalmente, el ganado pasta  y tiene acceso a toda la superficie de las fincas, cumpliendo de este modo el requisito de actividad ganadera con presencia efectiva de ganado y con la carga ganadera adecuada.

En nuestras explotaciones se pueden localizar fácilmente pruebas evidentes que demuestran la existencia de esta actividad: animales pastando, deyecciones, pasto segado, cerramientos, puntos de agua, veredas, elementos ganaderos (tenadas, corrales, muecos), etc.

Se produce así, con esta medida de la PAC, un efecto indeseado y perverso, que entra en contradicción con los fines que se persiguen:

  1. En primer lugar, lejos de premiar o favorecer el cuidado de tales masas forestales, se penaliza a aquellos propietarios con arbolado interior en sus fincas frente a quienes no lo tienen.
  2. La medida puede tener muy graves consecuencias ecológicas, pues supone una amenaza real para la supervivencia de estas masas de árboles y la diversidad que llevan asociada, pues fomenta el desinterés o la desatención de los propietarios o renteros hacia ellas. Tales masas y los espacios «sombreados» se convierten así en una carga.
  3. En tercer lugar, dicha medida pone en riesgo la viabilidad de las explotaciones porque la aplicación de estos criterios restrictivos reduce de manera considerable la superficie admitida y eleva al mismo tiempo la carga ganadera, dificultando o poniendo  en peligro  la percepción de las ayudas de la PAC: nos referimos al pago base, pago verde, ayudas agroambientales, etc.
  4. Por supuesto, estos efectos son negativos para el medio ambiente y chocan de lleno con otros programas o iniciativas de la Unión Europeas o internacional, pues, por ejemplo, buena parte de estos ecosistemas están reconocidos como «Reserva de la biosfera», «ZEPA» (Zona Especial de Protección de Aves) o «LIC» (Lugares de Interés Comunitario).
  5. Induce al cierre de explotaciones y por tanto, al despoblamiento y al  deterioro demográfico de extensos territorios de la provincia de Salamanca y de toda Castilla y León.

 

En virtud de todo lo anterior, y en consonancia con los propios objetivos de la PAC  y de la Unión Europea, los grupos políticos que integran este Ayuntamiento, presentan al Pleno la siguiente moción:

 

Urgir a las instancias e instituciones con competencias en este terreno para que en la PAC 2015 de Castilla y León, se reconsideren aquellos criterios (Cambio de Uso o Coeficiente de Admisibilidad de Pastos-CAP) que penalizan a las fincas con aprovechamiento ganadero y  pasen a ser reconocidas como admisibles con un cap adecuado a la realidad que acabamos de exponer.

 

Fuenteguinaldo, 21 de diciembre de 2015

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *